¿Ventaja o inconveniente?

Flamenquis…

Es evidente que a muchísima gente le encantan los trajes de Vicky Martín-Berrocal pero también es cierto que se preguntan si ella realmente los diseña, si ella está en su tienda o si atiende cuando está allí. Otras, en cambio, se quejan de que, sin haberse preparado para ello, ya la llamen diseñadora.

Pues bien, creo que poco importa si realmente ella se implica mucho o tiene un gran equipo que la ayuda a la hora de diseñar esos trajes tan geniales que saca y lo digo porque, lo que tengo claro, es que ella no da ni una sola puntada pero, a lo mejor, su forma de diseñar es dar ideas, buscar telas, combinaciones de colores y, al fin y al cabo, vender una marca.

No creo ni siquiera que Aurora Gaviño o Luchi Cabrera, entre otras, den ya demasiadas puntadas a su trabajo, nada más hay que ver las colecciones antiguas y las nuevas. Eso se consigue a base de mucho trabajo y ¿por qué? de un apellido o de un gran grupo de trabajo que plasme tus ideas en una tela.

Por supuesto, Vicky lo ha tenido mucho más fácil yo siempre digo que si tuviese el dinero suficiente para ejecutar los trajes que tengo en mente tendría unos trajes maravillosos. Ella ya tiene un nombre, un gran número de fans y, por lo tanto, clientas pero hasta cualquier peluquera que se precie no abre una peluquería hasta que no tiene una clientela segura, ¿no?

Desde luego es indiscutible que ha revolucionado el sector que, si bien estaba creciendo muchísimo antes de que ella apareciera en este mundo, ahora es innegable que, por lo menos, los medios de comunicación dan mucha más información.

También es cierto que ha dado un nuevo aire al traje de flamenca, ya no sólo tenemos la presencia de los trajes de Lina o Pilar Vera sino que además se tenemos ese toque de pasarela que dan diseñadores como Vicky, Cañavate o Pol Núñez. No creo que en este sentido sea mala la competencia, ni siquiera creo que aquellas que se quejan por las ventajas que ha tenido Vicky sobre nosotras, si estuviesen en su lugar, desaprovechasen la situación.

Yo lo único que sé, que yo soy yo, que tengo mi estilo propio que si tuviese la posibilidad de alcanzar esos materiales que, como ella, muchos diseñadores pueden tener a su alcance haría monerías… y que yo, diseño y confecciono mis trajes. ¿Hay mayor satisfacción? Me da igual si ella tiene ventaja sobre mí porque, a lo mejor, yo tengo ventaja sobre otros.

Besitos por bulerías!!