Jueves Santo en Sevilla… La mantilla

Flamenquis…

Es tradicional aquí en Sevilla que las mujeres el Jueves Santo vistan este atuendo tan tradicional en nuestra ciudad como pueda ser el traje de flamenca en feria. Aquí os quiero hablar un poquito de cómo llevar la mantilla sin que caigáis en errores típicos, porque, por muy tradicional que sea vestir la mantilla por esta Mariana Ciudad, hay algunas que aún no se han enterado de cómo vestirse de mantilla.

En primer lugar, no hay que olvidar que vestir la mantilla un Jueves Santo es señal de duelo, respeto y luto por la muerte de Nuestro Señor por lo que, mujeres y jóvenes de mantilla con vestidos cortos, cigarrito en mano y sin guardar cierta apariencia de respeto por la prenda que se viste y por el día que es, debe irse olvidando.

Misses mantilla

Supuestamente, la mujer que se viste de mantilla se dedica a recorrer durante la mañana los distintos Sagrarios de las distintas Hermandades rezando y en señal de luto. En cambio, hay otras mujeres que se visten por la tarde de mantilla para ir a ver las cofradías del día, que no son pocas. La teoría también dice que la mantilla debe recogerse pronto pues no debe estar hasta alta horas de la noche por las calles de la ciudad. El problema en Sevilla es que la hermandad del Silencio (hermandad de La Madrugá) no sale especialmente tarde y muchas aprovechan el tirón para verla salir vestida de mantilla… mal hecho.

No se trata de un look de noche que hay que apurar al máximo ni que hay que lucir a lo Carrie Bradshaw… ¡¡NO!!

Carrie Mantilla Vogue

A lo que íbamos, la mantilla debe vestirse con un traje apropiado, de luto, negro y nada de escotazos ni tirantas ni brillos ni volantes ni gasas… El traje lo más sencillo posible, entubado, negro, media manga (o con chaqueta) y de un largo por debajo de la rodilla.

La mantilla, hay quien dice que, por detrás, no debe pasar el largo del vestido y hay otros en cambio que dicen que debe sobrepasar un poco este largo. En cambio, por delante, todos coinciden en que la mantilla debe estar a la altura de las manos y, yo que la he vestido, os aconsejo, para no estar incómodas y que con el viento no se vuele la mantilla, que la sujetéis a los hombros con un par de alfileres con cabecilla negra, eso sí, no la pongáis tirante. El truco es el siguiente y a ver si yo consigo explicarme: ladeáis la cabeza hacia la izquierda y sujetáis el lado derecho y ladeáis la cabeza a la derecha y sujetáis el izquierdo.

En cuanto a la pintura, por Dios (y nunca mejor dicho) un maquillaje discreto que vais de luto y no a bares de cervecitas, olvidad el lunar y los claveles, eso para feria y los labios rojos… pensad en que probablemente vayáis a algún besamanos o besapies…

Sobre la peina, que decir, lo ideal es que nuestra pareja sea más alta que nosotras de este modo podemos usar una peina mayor. Se supone que la mantilla no debe ir más alta que su pareja y para eso hay peinas de distintos tamaños y tened en cuenta además que vais en tacones. Ah! No llevéis nunca el pelo suelto, ni caracoles con la mantilla negra. Un moño es fundamental en la mantilla y cuanto más ancho (nada de un roete y cosas así) mejor, primero porque vais a sujetar mejor la mantilla y segundo porque se ve más bonito. No olvidéis que para sujetar la peina también podéis meteros unos peinecillos de carey al contrario para que las púas de la peina se sujeten con la de los peinecillos y el moño.

No creo que haga falta decir nada sobre las medias negras y el bolso de mano negro,  los guantes… al gusto. Y el hombre, con traje oscuro, por supuesto.

mantilla

En cuanto a las joyas, fundamental, una cadena con una cruz y un rosario. A partir de ahí, los pendientes y el broche para la mantilla. Generalmente se lleva en plata vieja, para dar un toque, un sabor antiguo, aunque esto no significa que no podáis usar perlas y joyas con un toque de color. Normalmente como muchas veces son de nuestros familiares pues suelen tener piedras en tonos rojos sangre o verdes.

No se me puede olvidar dar un consejo personal, a mí en concreto me gustan las mantillas más claras para las chicas más jóvenes y las más tupidas, es decir, con más bordados para las señoras.

Y creo que no se me olvida nada pero seguro que si algo se me pasa os tengo a vosotras para decírmelo. Anda, a preparar la mantilla para el Jueves Santo.

Un beso!!!